<$BlogRSDUrl$>
Ecos

Sin rastro de Dios VI

08 noviembre 2006
...esto viene de...


Suena el teléfono.

No pienso cogerlo, piensa. Nadie va a llamarme aquí.

Sigue sonando.

Finalmente se enchufa el contestador.

-Cariño, soy Sebastian, por favor, cógelo. Sé que estás ahí. Tu madre me dijo que estarías a esta hora en casa. Por favor, deja ya de hacer teatro y vuelve a casa, tu marido te necesita. No sé si recuerdas que tengo el brazo vendado y apenas puedo hacer nada. Te prometo que si vuelves ahora haré como si no ha pasado nada.

Y cuelga.

Un segundo después suena el timbre de casa.

Teresa duda un instante, pero enseguida va a abrir. Mira por la mirilla. Es él. Lo sabía. No pienso abrirle.

-Teresa, sé que estás ahí. Ábreme, hablamos, y vuelves a casa. Deja de hacer el tonto, es la última oportunidad que te doy. No pienso volver a venir hasta aquí.

El cabrón me ha hecho un ataque a dos bandas, pensó Teresa. A pesar de su tono prepotente, ella sabía que Sebastian iba a insistir lo que hiciese falta, ¿o tal vez no? De una manera u otra tendría que hablar con él tarde o temprano ya que su madre quería que ella volviese a casa. "Un partido así no se deja escapar, hija", decía.

Abre la puerta

-Hola Sebastian.

-Hola cariño - contesta él con una mezcla de salvación y satisfacción por una victoria reflejada en su cara.

Entonces Teresa le cierra la puerta en las narices y se va tranquilamente a escuchar música con su MP3.

ESTÍMULO CERO V

04 octubre 2006
19. PUERTA DE CASA DE JULIA. EXT. NOCHE.

CARLOS y JULIA llegan a la casa. JULIA va un poco achispada, cogida del brazo de CARLOS. El perrazo se pone a hacerle fiestas a JULIA. JULIA le hace callar y entran en la casa. La puerta no está cerrada con llave.

20. PASILLO DE CASA DE JULIA. INT. NOCHE.

CARLOS abre la puerta de su habitación. JULIA se le queda mirando. El entra.


JULIA:
Buenas noches.

CARLOS:
Buenas noches. Hasta mañana.

CARLOS cierra la puerta.
JULIA se queda en el pasillo, mirando la puerta.


21.HABITACION DE CARLOS. INT. NOCHE.

CARLOS está escribiendo algo en un cuaderno, echado en la cama vestido. Parece desasosegado.
Se levanta, se pone los zapatos y coje la chaqueta.


22. ESCALERA DE CASA DE JULIA. INT. NOCHE.

CARLOS baja la escalera tratando de no hacer ruido.


23. PUERTA DE CASA DE JULIA. INT./EXT. NOCHE.


CARLOS abre la puerta para salir.
El perrazo está fuera. Al ver a CARLOS se le acerca. CARLOS va a hacerle una carantoña, pero de repente, se percata de que el animal no está para bromas. Le gruñe con muy malas intenciones.
CARLOS hace intento de salir de la casa, pero el perro incrementa el gruñido. Da miedo. Se acerca repentinamente a CARLOS, que da un salto atrás, muy asustado, y cierra la puerta.


24. HABITACION DE CARLOS. INT. NOCHE.

CARLOS da vueltas en la cama, con malos sueños.


25. COMEDOR DE CASA DE JULIA. INT. DIA.

CARLOS y JULIA están sentados a la mesa desayunando café y tostadas.

CARLOS:
Vaya susto que me dio anoche el perro.


Entra FORI con una taza de café para sentarse a la mesa. JULIA y FORI cambian una mirada de preocupación.

JULIA:
¿Y eso?

CARLOS:
No podía dormir. Iba a salir a dar una vuelta... y no veas cómo se puso.


La TIA SINFO ha entrado sin que CARLOS se dé cuenta.


TIA SINFO:
(muy seca) A Sultán no le gusta que nadie ande por ahí de noche.

26. PLAZA MAYOR. PUERTA DEL AYUNTAMIENTO. EXT. DIA.

CARLOS y JULIA salen del Ayuntamiento. JULIA lleva en la mano una carpeta con documentos.


JULIA:
¿Ves?, lo que yo te decía: un doscientos cinco.
CARLOS:
¿Entonces, eso del catastro no vale?

JULIA:
No. Menos mal que lo tienes, pero con eso no se puede ir al Registro de la Propiedad. Tenemos que ir al Notario, a Plasencia.
CARLOS:
Ahh... ¿Me dejas ver eso que nos ha dado, un momento?


JULIA parece renuente a dejarle a CARLOS sus propios papeles. Le tiende la carpeta y sus dedos se rozan un instante. CARLOS abre la carpeta mientras caminan.


JULIA:

Si te parece, nos acercamos a ver lo de las lindes, que ahí sí que vas a tener lío.

CARLOS:

Es que he quedado con un amigo en el bar de Paco.

JULIA lo mira, entre sorprendida y preocupada.


JULIA:

¿Un amigo?


CARLOS:

Un amigo muy raro que tengo. Me lo encontré ayer. Ven que te lo presento.


JULIA:

Yo es que creo que teníamos que mirar lo de las lindes, antes de que todo el mundo esté metiendo los hocicos.

CARLOS:

Hombre, podemos ir luego.


JULIA:

Luego tengo que dar una vuelta a ver los cerezos.

CARLOS:

Venga, si va a ser un momento.


JULIA acepta a regañadientes.
Entran en la plaza los moteros y van aparcando en su sitio de costumbre, junto a un árbol, frente al Ayuntamiento. El que habló con FORI mira de soslayo a JULIA mientras habla por el móvil.


27. BAR DE PACO. INT. DIA.

La barahunda de japoneses haciendo fotos y tomando cerveza. En una esquina de la barra, hablan CARLOS, JULIA y NOMURA. Estos toman unos botellines; CARLOS su nestea. A JULIA se la ve incómoda.

PACO está atento a ver si se entera de qué hablan. En la mesa del dominó, está MARCIANO, muy atento también.

28. HABITACION DE CARLOS. INT. DIA.

La TIA SINFO está en la habitación, registrando tranquilamente los papeles de CARLOS.

29. BAR DE PACO. INT. DIA.

IGUAL.


CARLOS:

Bueno, pues nos tenemos que ir a ver las tierras.

NOMURA:

Si quieres, te paso a buscar a la tarde, cuando me libre de los turistas, y nos vamos a Plasencia a tomar algo. (a JULIA) Vente.


JULIA:

No puedo. Tengo muchas cosas que hacer.


En la terraza, está la hija de PACO con unas amigas mirando muy interesadas a CARLOS y NOMURA (sobre todo a NOMURA)


30. EN EL CAMPO. EXT. DIA.



a) CARLOS y JULIA están en una gavia en la ladera del monte entre los cerezos. JULIA le explica cosas, señalando a diversos sitios.


CARLOS:

Qué pequeños son... Yo creía que eran más altos.


JULIA:

Antes si; ahora los hacen así porque es más fácil recoger las cerezas.

b) El coche de JULIA está aparcado en un camino, abajo. MARCIANO se acerca y cotillea por las ventanillas.
Arriba, JULIA sigue explicando cosas a CARLOS.
MARCIANO los observa disimuladamente.


31. COCINA DE CASA DE JULIA. INT. DIA.

TIA SINFO habla con FORI. Parece estar dándole instrucciones. Sultán comienza a ladrar y se calla abruptamente.
JULIA y CARLOS entran en la cocina.


32. JUNTO AL RIO. EXT. DIA.

FORI está con el grupo de moteros, sentados en un poyo fumando un canuto. En un momento dado, FORI se levanta para irse. CRISTO la sujeta de la muñeca y se levanta también, intentando besarla. Ella le aparta de un empujón, sonriendo provocativamente, y se marcha, sacándole la lengua.


Caja de cerillas (6)

03 octubre 2006
...esto viene...

Subieron al piso de Andrés, las ganas de sexo estaban por todo el ambiente, por eso no se entretuvieron en preliminares ni nada, Andrés no se esforzó en aguantarse; fueron unas pocas entradas y ambos se tumbaron extasiados.

- Qué, ¿buen alijo el de esta vez? - preguntó él.

- Y yo que sé hijo, mi hermano no me detalla todo, sé que hay regalito pero poco más.

María se encendió un cigarro, le dió dos caladas y se lo pasó. María fumaba tabaco negro desde que tenía diecisiete años, descubrió que era un tabaco fumado por una minoría, con lo cuál se ahorraba de ir repartiendo cigarros a todo el mundo.

- Niño, voy a ir a comprar yogures o algo, tengo la nevera vacía, da pena.

Él se rió con amargura, su nevera llevaba dos meses enfriando botellas de agua.

- De acuerdo. Yo subiré ahora a ver que me cuenta Miguelito, y a ver si me invita a una copa de vino, peleón, pero calienta el estómago.

- Joder, te traeré algo del super y cenamos los dos juntos, luego echamos el último y a dormir a mi casa, que mañana madrugo.

- Vale. Tráete algo fácil de hacer. Te veo.

Y dándose media vuelta se quedó dormido en la cama, mientras María abandonaba la casa.

Melodía del inicio de los tiempos V

... esto viene de...

Pau, llegó a su puesto de trabajo, horario de tarde, después de un par de clases y unas prácticas de otra asignatura y comer a caballo entre dos metros y un trasbordo. Trabajaba en un garaje de una empresa privada, una multinacional, su trabajo era sencillo, estar en la entrada, sentado, viendo que todo fuera correcto respecto a la entrada y salida de vehículos, y de vez en cuando darse un paseo por el garaje para ver que todo estuviera en orden. Estaba mal pagado, pero le permitía más o menos estudiar, además el horario le venia bien y a veces si podía lo cambiaba con el del turno de la noche si no tenía planes por la noche y poder disfrutar de la tarde libre, el dormir para él no era excesivo problema, con cuatro horas le era más que suficiente.

Cuando se hacían cerca de las ocho todos salían, aún no eran, rondarían las siete y cuarto cuando vio bajar mientras paseaba a uno de los que el conocía como “reservados”, por el coche claro está, tenían plaza fija.

Hola, hasta mañana.

El trajeado hombre le alzo levemente el brazo a modo de saludo con la llave del coche en la mano.

Vaya, ¿Qué le ha pasado, tiene vendado el brazo?

¿Cómo? Ah si, el brazo, nada, me caí. Venga hasta mañana

Hasta mañana.

Sabía que no era verdad pero pensó que no era conveniente preguntar más. Era parte de su trabajo ser amable sin ser inoportuno. Se dirigió hacía su pequeño sitio de trabajo y vio una nota, “Pau, llámame si puedes cambiarte el turno mañana por la noche, además tienen cena allí arriba no te aburrirás jajaja vendrán hasta gente de limpieza”.

Gritó Casshern25 a las 8:16 p. m. 1 devolvieron el susurro

Sin rastro de Dios V

28 septiembre 2006
...esto viene de...


A Pilar y a Sonia les encantaba observar a la gente, les gustaba sentirse especiales en un mundo de prisas, les gustaba sentir que ellas estaban reflexionando sobre la vida, sobre la sociedad, al observar a la gente pasar, o esperar a alguien. Todo el mundo lleva prisa, nadie se detiene a mirar a la gente a los ojos a la gente que se cruza, apenas miran al frente para no chocar con nadie, en realidad no se dan cuenta de por donde van, cualquier día despiertan y no saben como han llegado a ser como son. Ellas no se sentían así, plantearse ese tipo de cosas ya te debe hacer evitarlas ¿no?

Algunos días, en lugar de sentarse en un banco del parque se iban al mirador. Allí podían ver todo desde un punto de vista más lejano, podían el ajetreo de la ciudad como un conjunto, como unas grandes corrientes marinas que se mueven a traves de las calles, y cuando se aburrieses, se podían sentar tranquilamente a hablar, lejos del ruido de la ciudad. Este día ya se habían cansado de mirar y filosofar, se dedicaron a hablar de chicos, de la facultad, de sus familias o de los cotilleos entre sus amigos.

—Mira el macizorro que viene por ahí.

—Parece un poco mayor ¿no?

—Bueno, mejor ¿no?, así no es un inmaduro como todos estos.

El hombre se acerca al mirador, pasa por su lado y las mira tímidamente, casi furtivamente, su cara refleja cierta tristeza contenida. El hombre lleva un brazo vendado. Ellas por su parte simulan que estan hablando sobre algo. Finalmente el hombre se asoma al mirador y se queda mirando la ciudad, ensimismado y con gesto sombrío.

—Bueno, no está mal, pero sigo pensando que es un poco mayor. Además esta lisiado.

—No es tan mayor, tonta, tiene que tener treinta y pico.

—Yo le hecho treinta y cinco.

—Pues eso, treinta y cinco. Vamos, que todavía puede dar mucho de sí —dice mientras hace una mueca.

—Parece triste, ¿verdad?

—Hija, no sé. Lo mismo siempre tiene esa cara agria.

—No es agria, es... de tristeza. Se le nota que algo le esta destrozando por dentro.

—Le quitaba yo las penas en un momento.

—Joder, Pilar, ¿podrías dejar de pensar en sexo? Pareces un tío.

—¡Baja la voz! Que nos va a oir.

—¡Qué nos va a oir! Si está ensimismado en sí mismo. Yo creo que se ha olvidado de que estamos aquí.

—¿Y tú qué crees que le ha puesto tan triste?

—Pues veamos... seguro que es por alguna chica.

—Yo creo que se ha muerto alguien de su familia.

—¡Hala! ¡Qué bestia eres!

—Que sí, que sí. Su hermano menor, con el que iba a pescar de pequeñito, está pensando en el día que pescaron ese pez tan grande, su hermano reía y reía mientras corría a enseñarselo a su padre, decía: "mira papa lo que ha pescado Juan", y Juan se sentía orgulloso y miraba a su hermano encantado. Bueno, porque se llama Juan, está claro, tiene cara de Juán.

—¡Qué imaginación tienes! Pues yo le veo cara de Jaime. Y no creo que se haya muerto ningún familiar suyo, yo creo que es por su mujer, porque está casado, mira el anillo que lleva puesto, y no deja de mirarselo y tocarselo. Seguro que es un problema con su mujer.

—Oh, ¡que observadora!

—Pero fíjate, no tiene un gesto de rabia, no parece que le hayan traicionado, sencillamente está hundido, seguro que lo que pasa es muy grave porque sencillamente está triste porque sabe que tiene la culpa, o cree que la tiene. Está mirando el vacío. Quizá ella se ha acostado con su mejor amigo, pero él siente que ha sido por su culpa, porque no le ha dado lo que ella necesita. ¡Qué tierno!

—Me asustas. Parece como si pudieses saberlo todo de alguien sólo con mirarlo.

—Claro que no. Sólo estoy aventurando.

-¿Y lo del brazo? ¿Está relacionado con la historia entre su mejor amigo y su mujer? Yo creo que se lo hizo dándole un golpe con mucha rabia a algo cuando se enteró de la muerte de su hermanito.

-No, no. Se pelearon él y su mejor amigo porque en el momento en que lo supo no pudo contenerse y fue a por él, pero salió mal parado. O tal vez no, tal vez su ex-mejor amigo haya salido peor.

—A mí me sigue convenciendo más mi versión. Voy a hablar con él.

—¿Tú estas loca? Si no lo conoces de nada.

—Claro, si lo conociesemos no tendríamos que estar elucumbrando chorradas.

Pilar se levantó decidida y se acercó a él.

—Perdón, ¿tienes fuego?

—Sí, claro. Un momento. Toma.

—Muchas gracias... —y hace un gesto indicando que no sabe su nombre.

—Sebastián.

—Bonito nombre, mi hermano se llamaba así.

—¿Se llamaba?

—Sí, es que murió en un accidente el año pasado.

—Ah, lo siento mucho.

—Gracias —se queda un momento callada— bueno, yo voy a ir con mi amiga —dice señalando a Sonia.

—Sí, sí, claro —asiente Sebastián, y rápidamente se centra de nuevo en el horizonte.

Cuando Pilar llega junto a su compañera sentencia:

—Ganas tú, su hermano no se ha muerto y seguro que algo le pasa con su mujer, o es gay, porque ni me ha mirado las tetas.


...sigue leyendo...

Cinco lobitos III

27 septiembre 2006
... esto viene de...

El niño perdió de vista el pescado bajo una espesa capa de ketchup, de esta manera se acabó el plato rápidamente. No tomó postre, le apetecían natillas y se había comido la última para merendar. Sus padres seguían cenando así que aprovechó para darles las buenas noches rápido y huir corriendo hacia la cama sin lavarse los dientes.
Cuando iba por mitad del pasillo escuchó a su madre:
-¡Adrián! lávate los dientes antes de acostarte.
"Un día se me van a caer de tanto lavarlos" pensó el niño. tomó el cepillo de dientes y abrió la boca; el espejo le mostró dos huecos en su dentadura, le faltaban los dos dientes de alante, pero entre la encia se dejaban asomar dos puntitas blancas que ocuparían el sitio de los de leche.
Encendió la luz de su habitación y buscó el libro que se estaba leyendo; una vez que lo encontró se metió en la cama y encendió la lamparita de la mesilla.

Cinco lobitos II

20 septiembre 2006
...esto viene de...

El niño cogió el bote del jabón y lo vació en la bañera, en pocos segundos se empezó a crear una espuma blanca que cubría la superficie del agua.
Metió el pie, la espuma le hacía cosquillas. Rió. Se metió entero y empezó a salpicar con la espuma. Estaba disfrutando un montón, quizá por eso no notó cómo el agua se había enfriado y cómo su madre le gritaba desde el pasillo que se saliese ya.
Quitó el tapón de la bañera y se enrolló en la toalla verde. Se miró los dedos de las manos; estaban como garbanzos.
"Pachín, pachín, pachín a garbancito no piséis" - cantó.
Se puso el pijama y fue hacia la cocina. Su padre ya había llegado y estaba sentado junto a su madre, le estaban esperando para cenar. Observó el plato, pescado e inmediatamente frunció el ceño.
Empezó a desmenuzar el pescado en el plato, no le gustaba, así que decidió perder tiempo.
- ¡Adrián! haz el favor de meterte el pescado a la boca, son las 10 de la noche, ya verás mañana para levantarte.
El niño se puso en pie, abrió la nevera y cogió el bote de ketchup.
"Ketchup" pensó "sólo tú podrás liberarme del sabor del asqueroso pescado"

...sigue leyendo...

Melodía del inicio de los tiempos IV

18 septiembre 2006
... esto viene de...

Nekane continuo andando, él hizo ver que cedía en su empeño, nada más lejos de la realidad, a los diez minutos estaba cambiándose de ropa, poniéndose el uniforme, trabajaba de personal de limpieza para una gran empresa del sector que tenía como clientes a grandes empresas que organizaban grandes eventos, los lunes por norma general tocaba irse a alguno de los dos estadios de fútbol de los equipos punteros de la ciudad, el día anterior la empresa ya se encargaba vía móvil de decir donde tenían que ir y la hora en que debían estar, las furgonetas que los llevaba les estaría esperando.

Alegra esa cara niña que ésta semana solo tiene cuatro días, que el viernes es fiesta.

Sonrió, irónicamente, pero sonrió. Era la única de sus compañeras que no le parecía una imbécil.

Al salir todas para subir a las furgonetas vio al chico que le seguía anteriormente, su cara se convirtió en un único gesto de incredulidad, estaba sentado en medio de la acera, estorbando al resto de viandantes, esperando con la mirada perdida, pronto su cara cambio a cabreo, no tenía suficiente para cruzarse ahora con un chiflado. Subió al automóvil y en pocos segundos sintió el movimiento de éste, al cruzarse en la salida con el chico que aun tenía en la mano el panfleto de publicidad, vio como la buscaba con la mirada, al encontrarla ella le dedico una peineta, él sonrió, se levantó y se dirigió hacia dentro de la empresa.


... sigue leyendo...
Gritó Casshern25 a las 6:37 p. m. 0 devolvieron el susurro

Cinco lobitos

06 septiembre 2006
- ... 8,9 y 10 ¡¡voy!! - se dió la vuelta, de momento todos se habían ocultado bien, porque no se divisaba a nadie.
Fue a mirar detrás de los cubos de basura, él siempre se escondía ahi, era un sitio muy bueno.
Asomó la cabeza, allí conteniendo la respiración estaba Violeta. Salieron corriendo.
- ¡Por mi, por mis compañeros y por mi primero! - dijo la niña tocando el muro.
"He vuelto a perder" pensó el niño. Observó que la noche estaba cayendo; era hora de volver a casa. Se despidió.
-¡Mañana os veo! Me voy a casa.
- Mañana te la vuelves a ligar ¿eh?
-Que si, que si, pesados - les gritó mientras giraba la esquina.
En cinco minutos estaba ante su puerta. Llamó. Le abrió su madre.
-¡Cielo, estás lleno de tierra! Directo a la ducha, venga
- Pero mamá...
- A la ducha he dicho, y no montes jaleo que tu hermano está durmiendo.
Se encerró en el baño y abrió a tope el grifo del agua caliente. Echó el pestillo.

...sigue leyendo...

Melodía del inicio de los tiempos III

24 agosto 2006
... esto viene de...

Al terminar la calle giró hacia la derecha, en la esquina le dieron un panfleto de publicidad, lo cogió y a los cinco metros sin mirarlo ni una vez lo dejo caer al suelo. Él retrasado levemente al acelerar ella el paso, le incomodaba su presencia al lado, observo toda la secuencia, cogió el papel y se dirigió a dárselo.
“Chica simpática… se te ha caído”
“¿Cómo?”
“La publicidad de… vaya quizás no te interese mucho es de pastillitas para adelgazar milagrosas”
“¿Qué te he hecho? ¿Me conoces?”
“Porque la verdad tu estas demasiado delgada… no te interesaran ¿Lo tiro no?”
“¿Qué? A la mierda el papel ¿Por qué, por… por que me sigues, coño?”
“Eres egocéntrica… me gusta”
“Tu madre fue también egocéntrica cuando te sacó a este mundo Vete a dar la brasa a otra anda, que eres un crío aburrido y además hay muchas más guapas que yo”
“Bien nos veremos de nuevo, chica simpática”
“Si, claro, claro, anda desaparece”

...y sigue...

Gritó Casshern25 a las 4:28 p. m. 2 devolvieron el susurro

BloGalaxia