<$BlogRSDUrl$>
Ecos

Caja de cerillas (5)

15 agosto 2006

... esto viene de...

Tras cansarse de esperar decidió dar una vuelta por las calles, salió del piso maldiciendo al cerdo de turno forrado, aún era temprano para ir a ver a Miguelito, se acordó de lo sucedido esa noche y caminaba por las calles con sombra buscando a María, en un sitio donde se pudieran decir algo más que un saludo. Su vecina joven, de nariz aguileña y pelo largo, castaño y liso; en el día era dependienta de unos grandes almacenes, por la noche se codeaba, ahora que su cuerpo y su edad se lo permitían, con gente bien acomodada, entre horas se divertía con Andrés, sus drogas y sus chanchullos. Tenía un hermano trabajando en el puerto que si se enteraba de cuando llegaba un barco con regalitos, lo chivaba a la benemérita, éstos siendo agradecidos siempre ponían en el informe un poco menos de la cantidad original incautada. El poco menos iba a parar al hermano, y claro, siempre le caía alguna cosa a la guapa de María.

Después de unos quince minutos la encontró en dirección a su casa, salía del trabajo honrado, ese que solo le daba para pagar la hipoteca de treinta años que le hicieron.

- María, ¡¡¡niña!!! - gritó Andrés desde la otra acera, la que tenía un poco más de sombra, le hizo un gesto para que se acercase. María le vio, sonrió y con paso decidido cruzo la calle.

- ¿Ya se ha levantado el señorito? - A la vez que le daba un beso corto en los labios.

- ¿Tu estabas anoche no?... en aquella terraza… - El tono era de intriga, aunque intentaba por sus gestos que fuera despreocupado

- A parte de tirarme un vaso por encima y librarme de un moscón cincuentón… - Se quedó pensando, con duda, mientras ya caminaban otra vez - ah sí, te vi hablando con Luís y luego os fuisteis, desaparecisteis… y a mi que me apetecía anoche… - y se puso a reír a carcajada limpia

- No seas calienta pollas niña que podría ser tu padre - En voz contunde, hasta enfadado como si le hubiera herido, aunque en realidad bien que le apetecía.

- Si, claro, claro - le lanzo una mirada que desmantelaba toda su mentira - bueno, luego ¿Qué hiciste?

- No lo sé, me he despertado con el éter, me acuerdo de la terraza, de tirarte el vaso, pero no de lo que hice con Luís, mierda puta

- Estas para el arrastre…

- Pero… ¿No me querías follar? - Replicó Andrés con ironía.

- Si pero estas para el arrastre. Por cierto mi hermanito me ha llamado, mañana viene algo gordo, ¡¡¡los reyes magos!!!

- ¿Si? Esta bien eso… el Miguelito y yo hemos hecho una chapucilla…

- ¿Qué habéis robado cabrones?

- Un cochecito, un descapotable a un pringado que iba de putas por primera vez en su vida, un desgraciado… luego lloraba como un niño al darse cuenta - no se sentía mal, no se sentía culpable

María se detuvo, dejo la bolsa que llevaba de plástico en el suelo y se echo a reír como una loca, Andrés la miraba desconcertado y le estaba empezando a molestar que la gente se les quedara mirando.

- Le envíe yo - y continúo riéndose.

- ¿Cómo?

- Sí, sí, hace dos noches hable con un piolín que llevaba un descapotable, no paro de comerme la oreja con sus historias... al tercer cubata le apunte el teléfono de Laura, le dije que fuera a visitarla que se sentiría mejor y me despedí de él - prosiguió riéndose, pero esta vez Andrés le acompañaba.

...sigue leyendo...

Gritó Casshern25 a las 2:38 p. m.

1 Interesados:
Publicar un comentario
<< Volver
BloGalaxia