<$BlogRSDUrl$>
Ecos

Caja de cerillas (3)

22 julio 2006

...esto viene de...

Mientras pulsaba el timbre veía fijamente la puerta de al lado, rezaba para que no se abriera, tenía más miedo a esa posible escena, que a todo el resto, era incomprensible, el posible peligro estaba dentro, no en una típica tía Maruja arrugada de no vivir y puteada por unas putas, que tenia guasa la jugadita del destino, pero sus sensaciones en aquel momento eran esas. Sintió los pasos como se acercaban, se le secó la boca, intentó tragar saliva sin éxito, y cuando alzó la vista vio a un cuarentón regordete, con un cigarro en la boca, vestido con unos vaqueros oscuros largos y una camiseta de cuello cerrado negra de un grupo de música británico. Eso le alegró, le tranquilizó, joder, pensó, alguien que lleve una camiseta de estos no puede ser mala gente, y es que cuando uno no está en su territorio y se pone nervioso cualquier atisbo de conocimiento es concebido como una buena señal.

- Venga pasa - haciendo un signo con la mano derecha - te tendrás que esperar un momento, esta duchándose. Vente a la cocina.

- Si, no hay problema.

- Por cierto, no te asustes, es temporal, pero mi vieja esta en la cocina viendo la tele - mientras lo decía avanzaban por el pasillo, lo dijo de pasada como si no tuviera mayor importancia.

- ¿Cómo, tu madre? - Aquello le puso nervioso, no quería ver a una mujer que podría ser quien sabe si su madre o su abuela antes de entrar en una habitación con una prostituta.

- Tranquilo hombre, que no se entera de nada, está abobá mirando la tele. - Cuando terminaba de hablarle entraban en la cocina - Siéntate ahí, si quieres, ¿Te apetece beber algo?

- No, gracias.

- ¡¡¡Mamá!!! ¿Cómo estas? - Tras dos segundos de silencio giró la cabeza hacia el muchacho - Mírala, ni se entera la pobre mujer, me cago en dios.

Prefirió no decir nada, asintió con la cabeza, con la seguridad de no dejar clara su respuesta, permaneció de pie, fijándose en la cocina, luego en la mujer, absorta, cayéndole el sudor por todo el cuerpo pesé a ir vestida con un fino camisón, su estado era de querer acercarse a la muerte, no por su aspecto físico, sino por el mental, su mirada relataba que se había ido hace mucho tiempo, la saliva por la barbilla era solo una muestra.

- Voy a decirle que ya has llegado, siéntate si quieres

Cuando salió por la puerta de la cocina, se decidió a sentarse, miraba cada vez más intensamente en pequeños intervalos de tiempo la televisión y la anciana, escuchó de fondo dos voces, quiso secarse la sudor que le sacudía por el rostro, buscó el pañuelo en el bolsillo, lo sacó, se secaba malamente la cara, cuando su corazón se paro en seco, con el brazo congelado por el miedo introdujo otra vez la mano en el bolsillo, estaba vacío, solo le alcanzo el aliento gracias a la ira para decir:

- ¡¡¡El hijo de puta me ha robado el coche!!!

...y sigue por aqui...

Gritó Casshern25 a las 2:34 p. m.

2 Interesados:
Publicar un comentario
<< Volver
BloGalaxia